Back to Top

24.7.2014

Retirarse agitando la bandera más blanca, sin jaleos, sin dramas. Escuchar cómo un latigazo de conciencia fabrica noche a noche su sentencia. Depositar la confianza, la herida, la amistad –otra vez y cuántas veces– en las hojas también blancas del calendario que seremos. Partirte. Devorarte por cuánto ya de nada sirve decir ni escribir ni compartir. Ha pasado. Fin. Estás de nuevo al principio. ¿Pero de qué?, ¿por qué?, ¿adónde?. No importa, sabes que caminar conlleva errar, que el fiel de la balanza lo da tu entrega y que lo que le sigue es hermoso y latido y niebla por cuanto aún será compartido. 

15.6.2014

Alberga un huracán en un ojo y persiste voraz a la mínima ocasión. Aguarda a diario las tandas del combate contra las hojas en blanco. Lleva por reloj un insomne corazón. No entiende si le contagian de honores, solamente sabe precipitarse en efectos de luz.

10.6.2014

Sentir la capacidad de emocionar, la destreza para enlazar un alma a otra y tejer una constelación única e intransferible. Hacerlo a corazón abierto, con cada nota de latido escribiendo con su luz el sentido. Rescatarlo, cuidarlo, compartirlo. Prenderlo sobre la incandescencia que titila dentro de nosotros, para que nunca se extinga y alumbre interminable. 

Quizá esta hazaña, sin fin ni cabos, signifique ser fotógrafo: un sueño compartido.

25.5.2014

La pérdida es ayer. Y es tan cerca olvidar.
No lo sé. 
Empujan a caer y después quitan la red. 
Precipicios y principios.
Así lo dirías.
Los mejores errores vendrán mañana.
No lo sé.

20.5.2014

No significa acierto, pero han dado en el centro de tu diana. No querían, mas lo han lanzado sabiendo que hallarían tu desconcierto. Se dice veloz, pero se hace eterno. Ahora tu ojos reflejan los de un perro perdido, al que jamás podrás explicar la jugada. Quizá aún no duele lo suficiente como para aullar por todo el vecindario, pero notas como sangras. Te han puesto del revés el paisaje. Te han pillado fuera de juego. Te han desarmado de paz. Afirman que los paraísos no existen, pero tú tenías el tuyo. Quizá no te queden fuerzas, ni sepas ver, ni aún comprendas.

Escribirás tiempo, dormirás silencio.

Y lo dejarás sangrar.

MAÑANA ESTUVO AQUÍ

Aunque todos los relojes ya estaban detenidos entonces, el guiño del tiempo se empeñó en seguir contando hacia adelante. Todo fue pasando y pensándose para lo que ahora sigue y nos envuelve. Nos dejaron la semilla de la que brotó incesante todo cuanto ahora vemos. Hemos heredado hitos e hilos, que seguirán todavía tejiéndose con nuestras manos, añadiendo estratos y desgaste a las huellas que conformarán nuestros sueños futuros. No pudieron, ni podremos calcular el alcance de nuestras hazañas, ni saber hacia dónde girarán tantos destinos. Pero, aquí y ahora, sobre esta luz y este instante, nos hemos detenido, y los escuchamos.

8.5.2014

“No siempre puedes conseguir lo que quieres”: poetas rezando futuros sobre los muros de las afueras. Tú sigues a través de la vida, olvidando que la vida también se empeña en ir a través de ti. Pasan aviones, pasan pasados, pasan desvíos y derivas. Y a veces es avería y a veces te quedas fuera y a veces la cosa termina poniéndose cada vez más fea. El aterrizaje siempre es dar de bruces contra la realidad. No vendrán a darte tregua, ni hallarás un manual que asegure tu seguridad. Cambiarás de vistas y comprobarás que con el tiempo, todo saldrá a flote. Cogerás tus trastos de nuevo, te irás en busca de esos poetas y empezarás por ti.

28.4.2014

Mírate partir. Escucha los círculos a los que terminarás volviendo. Un estribillo. Las notas aún resuenan llegado el silencio. Tierra firme: mitad del precipicio. Nada urgente. Si así lo recorriste, entenderás que volver significa desconocido. Gris perenne huida. Bajo la niebla, la terrible conciencia de lo perdido. Aullidos. No coinciden todas las líneas. Pasado ciento tiempo no hay huellas por donde regresar cierto. Faltan asideros. Fronteras. Y el habla que nada dice. Y las fotografías ciegamente. Y no saber nada de lo que cuenta un espejo. Pero ser ventana: ser memoria. Y cuanto más cerca más te devolverá el rastro que prometiste dejar tras aquel pasado precipicio.

20.4.2014

No es dónde quieres llegar si antes no tienes dónde ir. Ni es cuánto deseas hacer si antes no quieres hacerlo. No es cuándo si no hay dónde. Ni dónde si antes no hubo acierto. Se han caído las letras que formaban la frase con cordura. Se ha nublado el vuelo de tu mirada. La estructura es finalmente incorrecta: apareces desdibujado si no te encuentras antes de ponerte a buscar anhelos.

4.4.2014

Ha ido constelándose el corazón por el camino. Ha creado un mapa único, donde las carreteras dibujan canciones y las fronteras se deshacen en palabras de otro tiempo. Ha luchado día tras día por latir más alto, por alargar cada momento. Y ahora, en el instante exacto de volverse atrás, el retrovisor le ofrece el recuento: casas abandonadas, viento fuerte, libros gastados, aullidos, la colección de despedidas, los postes de la luz siempre, los versos que escribe al dar el contacto, al subir el volumen de sus recuerdos y dejar grabada a fuego la escena: acaba de prender.