Back to Top

20.4.2014

No es dónde quieres llegar si antes no tienes dónde ir. Ni es cuánto deseas hacer si antes no quieres hacerlo. No es cuándo si no hay dónde. Ni dónde si antes no hubo acierto. Se han caído las letras que formaban la frase con cordura. Se ha nublado el vuelo de tu mirada. La estructura es finalmente incorrecta: apareces desdibujado si no te encuentras antes de ponerte a buscar anhelos.

4.4.2014

Ha ido constelándose el corazón por el camino. Ha creado un mapa único, donde las carreteras dibujan canciones y las fronteras se deshacen en palabras de otro tiempo. Ha luchado día tras día por latir más alto, por alargar cada momento. Y ahora, en el instante exacto de volverse atrás, el retrovisor le ofrece el recuento: casas abandonadas, viento fuerte, libros gastados, aullidos, la colección de despedidas, los postes de la luz siempre, los versos que escribe al dar el contacto, al subir el volumen de sus recuerdos y dejar grabada a fuego la escena: acaba de prender.

1.4.2014

Pero entonces cómo explicar que una puerta puede ser una llave y la cerradura no es más que una tormenta, que abrir o cerrar dependen de sí mismas pero no de su orden de entrega; cómo transmitir sin lógica lo que no la tiene porque no busca el significado sino el símbolo, el ensueño o el paisaje que inventa; cómo encajar esa llave si la puerta está del lado de quién te escucha; con qué viento puede uno aliarse para que entiendan que una fotografía no es lo que ven sino lo que entonces imaginan, así como un rayo puede ser una canción o un barco varado convertirse en escalera; cómo verlo desde el otro lado, si la cámara permanece en tu mano; cómo doblar la página del libro que lees cuando ahora eres la página, la palabra y la señal de emergencia.

28.3.2014

Trata de salvarlo: suena a último aviso.
Tú luces tu mejor traje, yo he puesto a todo lo que da el verso. El cruce de miradas está a la altura de los grandes boxeadores. Llevamos las señas de quienes volvieron de una larga escapada. El brillo y el fuego. La partida está servida. La escena transcurre lenta en blanco y negro: tú sabes mi punto débil, yo había guardado las armas por demasiado tiempo.

16.2.2014

Incierto bajo un cielo donde bostezan radiantes las dudas, invitados a viajar, la puerta entreabierta, la luz siempre como el hilo que une, acerca y custodia, qué es dejar atrás entonces, la luz mortecina colándose por entre los paisajes, nos baña, sus contornos poseen la forma del recuerdo, estuvimos aquí, nos hicimos con todos estos kilómetros que ahora revuelven al estirarse, se graba la vida así, mirada fija al horizonte, curvas, años que pasan, casas rotas, luces de cruce, ventanas abiertas donde se supone que el tiempo sabrá macerar nuestros secretos.

6.2.2014

Ya no es siempre un estruendo la mirada, dejo que fragüe con su azar cada instante rescatado, dejo pasar años atrás en un recorrido sin orden, escuchando la locura a la que se invoca. Una fotografía es como una mecha, puedes elegir prenderla o no, pero también puede que algún otro la encienda y tú escuches el disparo, y dejes de persistir de tu letargo y ya no sea solamente lo que se ve, sino el recuerdo que lo enlaza y sostiene.

* ENTRE es el clavo que se parte quedándose dentro, el agua que se derrama por olvido, un faro como guía tierra adentro, lo que se tarda en encontrarlo, la mirada sobre el horizonte que espera el rayo azul, la cruda verdad, el viaje como estancia, la duda que reaparece mientras todo cambia, las paredes que ya no dejan avanzar y el momento exacto de decidirlo y partirte.

* REGRESO es sin fin un muestrario de abismos, los hilos que fuimos dejando tendidos aquí y allá sin continuidad, buzones con las cartas saliéndose, alas de aviones que despegaron con dudas o libros que cerramos sin terminar, la distancia que parte lo que antes parecía posible, personas que miran cálidas tras la ventana o tras el cigarrillo, el día en blanco del calendario, el puzzle que no encajará y una luz encendida al fondo que alumbra otro principio, otro precipicio.

* FUGA es un día de viento fuerte, la orilla del tiempo que más adelgaza, un mapa desgastado en el bolsillo, las metas que imaginas alcanzar, una bandada de gaviotas sobre el seguro horizonte del mar, el armario que dejaste vacío, las ciudades siempre a lo lejos, la marca al azar sobre un día del calendario, una partitura en blanco, todos los que te dijeron que no lo hicieras, la ausencia de la certeza, demasiadas fichas en juego y un diccionario al que cambiarle las definiciones. 

11.1.2014

Hacia ningún centro apuntando la flecha, vacía la noche de vientre de grietas vacía, de silencio el porvenir, a plazos, cumplir con el ritual, tomar como nuevo otro destino, hacia ningún centro, apuntando las preguntas, llena la caída de deseo apenas llena, a cuestas, se impone el horizonte, cada error se filtra por mis huesudas fronteras.